"Que tu rostro refleje tu corazón"

 

ANTECEDENTES

El ser humano se relaciona con la realidad y consigo mismo a través de modelos, esquemas o mapas mentales generados, mantenidos y actualizados por el cerebro. A los mapas de nosotros mismos los llamamos “personalidad” o “carácter” y a los mapas de la realidad los llamamos “la vida” o “el destino”. Ante cualquier circunstancia nuestro cerebro compara los datos sensoriales con los modelos almacenados, si los datos checan de alguna forma, se extrae la información del modelo de comportamiento aprendido y entonces actuamos de acuerdo al modelo. Si bien esto nos permite vivir en sociedad, sabemos que “el mapa no es el terreno” y además ¿Qué pasa cuando la información con la que se genero el modelo esta incompleta o equivocada? (en nuestro caso filtrada por ignorancia, egoísmo miedos, inseguridades, prejuicios, etc.) En esos casos actuamos inadecuadamente o no sabemos como actuar y nos sentimos paralizados, incapaces de tomar una decisión o actuar de una forma armoniosa o eficiente.
¿O no te ha pasado que intentas iniciar una nueva etapa en tu vida, ya sea porque tomaste conciencia (por cualquier medio) de que hay situaciones concretas que debes modificar para poder crecer, o porque llegas a cierta edad, o porque llega un año nuevo?; ¿Y no te ha pasado que en esas circunstancias, te propones cambios importantes que a la hora de la verdad te descubres incapaz de realizar?; ¿O quizá has sentido que deberías cambiar cosas importantes en tu vida pero no sabes cuales son ni como hacerlo?.
En TAIYARI hemos aprendido, conviviendo con los indígenas de nuestra tierra, procedimientos que permiten “aflojar” la rigidez de nuestros “mapas mentales”   y percibir, aunque sea solo por unos instantes el “terreno” o una realidad mucho mas amplia, dentro y fuera de nosotros. Estas experiencias nos permiten darnos cuenta, con una certeza absoluta, que esos modelos de la realidad y de uno mismo se pueden cambiar ya que  solo se sostiene por la constante repetición de nuestras rutinas o haceres.

LOS NO HACERES

Los no haceres son formas estratégicas de actuar no cotidiano que, aplicadas con disciplina y con sentido común, nos permiten trascender las limitaciones que nuestros hábitos y nuestro ego nos imponen y que parecen condenarnos a una vida repetitiva y sin grandes posibilidades para la realización de nuestros sueños.
Trabajando con los no haceres, los límites de la descripción de sí mismo pierden su rigidez y el practicante se descubre capaz de realizar cosas que antes le resultaban inconcebibles. La capacidad de amar desinteresadamente, de relacionarse con los otros trascendiendo los límites del condicionamiento social (envidias, competencia, exigencias etc.), de convertir sus sueños en realidad y de inventarse una forma de ser y de vivir que no esté limitada por su historia personal, surgen como posibilidades reales ante los resultados de la práctica constante de los no haceres.

EL TALLER

Este es un seminario de introducción, muy intenso, en el que presentaremos las principales formas de no hacer, tanto las dirigidas a ampliar los mapas personales como las dirigidas a ampliar los mapas de la realidad. Asimismo presentaremos las estrategias para llevarlas a cabo de acuerdo a la situación particular de vida de cada participante. Teniendo mucho cuidado en que la confrontación entre los “mapas” y el “terreno” no sea confusa sino clarificante y presentando también estrategias que permitan reconstruir la imagen de uno mismo cambiando o disminuyendo los aspectos desgastantes de la persona.

La parte vivencial del trabajo consistirá en una serie de ejercicios y tareas que permitan al participante comprender el alcance de las prácticas y nos darán elementos para sugerir formas de sortear los obstáculos que se presentan en la aplicación de los no haceres. También incluiremos una sesión de trabajo en la ciudad en la que exploraremos algunas de las formas de no hacer que se pueden practicar dentro del ámbito cotidiano del participante.

OBJETIVOS

  • Descubrir la manera en que se estructuran los haceres cotidianos para diseñar los no haceres correspondientes
  • Ampliar la percepción de nosotros mismos y de la realidad por medio de la practica de no haceres
  • Elegir no haceres específicos a realizar en la vida cotidiana del participante
  • Desarrollar estrategias adecuadas para la ejecución de los no haceres personales.