"Que tu rostro refleje tu corazón"

 

El Temascal o Temazcal, del náhuatl Tematstli, vapor de agua, y kalli, casa, es una milenaria ceremonia terapéutica para el cuerpo y el alma. El antropólogo Paul Kirchoff lo clasificó como elemento cultural común a toda Mesoamerica. En español, la palabra Temascal designa al recinto y a la actividad que en él se realiza.

El recinto es una estructura cerrada de pequeñas dimensiones en donde se introducen piedras, previamente calentadas al rojo vivo, sobre las cuales se vierte una infusión de plantas medicinales. El vapor generado es manejado y dirigido, para su mejor aprovechamiento, por medio de un ramo frondoso de plantas frescas. El recinto es una representación simbólica del vientre de la Madre Tierra.

Durante la experiencia aplicamos una serie de prácticas sanadoras como: cantos, masajes, hidroterapia, aromaterapia, visualizaciones, ejercicios de meditación y liberación de emociones; que sirven para transmutar lo que ya no es útil. El temascal es universalmente reconocido como un lugar de ceremonia ritual que mejora la salud física, emocional, mental y espiritual.

Durante el proceso se facilita a los participantes experimentar una conexión energética y consciente con los Poderíos (Elementos) de la Naturaleza. Las cualidades energéticas de los Poderíos facilitan la introspección, la limpieza del alma y el rescate de nuestras propias cualidades.

La practica del Temascal, que en términos médicos se denomina Termosudoterapia, ha logrado reconocimiento médico y curativo al probar su eficiencia en la eliminación de toxinas, la limpieza de la piel, la dilatación capilar y arterial, el drenaje linfático, el relajamiento muscular, la activación del sistema glandular, la revitalización del sistema inmunológico y el aumento del metabolismo local de los tejidos.

 

Además de sus propiedades terapéuticas, nuestra aproximación ritual al Temascal, en donde la atención, la intención y la integración grupal generan una potente plataforma energética, proporciona a todos los integrantes la oportunidad de acrecentar su conciencia y limpiar su vínculo con el Espíritu, Dios o la Fuente Universal de todo lo creado.